Desarrollando confianza en el jugador

July 25, 2018

La confianza de un jugador es tan importante en el diario vivir como en el terreno de juego. Desarrollar la confianza en un bateador, lanzador o cualquiera otra posición mientras se está tratando de corregir las fallas en la mecánica es una tarea sumamente ardua. Sin embargo existen formas y maneras de poder lograr ambas cosas al mismo tiempo.

 

Tiempo atrás experimenté una técnica utilizada por muchos de los mejores coaches en el deporte y tengo que admitir que los resultados han sido extraordinarios. Como entrenador y hasta muchas veces consejero personal en mi trabajo en el béisbol profesional he podido combinar la enseñanza de esta disciplina en sus diferentes áreas con la dirección que muchas veces necesitan estos jóvenes en su diario vivir. En otras palabras les enseño a batear mientras les enseño a la misma vez a cómo lidiar con los retos de su vida personal.

 

Mi técnica está basada en que no puedo enseñarle confianza a ningún bateador, lanzador, etc. si este joven carece de este elemento en sus quehaceres diarios.

 

Aunque parece complicado considero que con la experiencia se puede dominar esta técnica. El mejor momento para desarrollar la confianza es durante las prácticas.

 

Las prácticas deben estar diseñadas para que el jugador pueda tener éxito en lo que está tratando de ejecutar. Por ejemplo si le estamos tratando de corregir a un bateador alguna falla mecánica en el proceso del swing, la mejor forma de corregir esta falta es utilizando lo que se llama el ‘Dry swing’. En este ejercicio el bateador estará realizando su swing mirándose en la sombra, sin tirarle ninguna pelota y sin presión de conectar o no conectar. Solamente concentrándose en el proceso del swing.

 

Luego de que se sienta confiado se puede comenzar a batear utilizando la ‘T’ (batting tee). Luego el ejercicio de ‘soft toss’ (mejor conocido como bateando en la ‘malla’), y por último la práctica de bateo regular.

 

Esta técnica funciona a nivel profesional y he podido comprobar que puede tener resultados positivos también en niveles infantiles y juveniles.

 

Al concluir la práctica el jugador sentirá mucha más confianza ya que ha podido corregir gran parte de sus fallas en ese periodo. De esta forma no solo se estará desarrollando un pelotero confiado sino también, y esto es mucho más importante, un joven con una auto-estima alta y dispuesto a enfrentar cualquier reto que se le presente a sabiendas que poco a poco podría superar sus imperfecciones hasta que logre dominar la acción.

 

Por último quiero añadir que deben desarrollar la costumbre de que cada vez que van a señalar alguna falla en la mecánica del jugador, deben comenzar primero por lo que el jugador está haciendo bien. De esta forma el joven se encuentre más receptivo a las críticas y no a la defensiva.

 

Por ejemplo si Daniel le quita ‘la vista’ a la bola cuando realiza su swing debemos comenzar el procedimiento de corregir de esta forma. ‘Sabes Daniel, tus manos están funcionando muy bien durante el swing, y el balance está muy sólido, PERO, al momento del contacto le estas quitándole la vista a la pelota. Por eso debemos trabajar en esto…

 

Es importante que lo que se diga positivamente de la mecánica sea cierto, pues tampoco queremos mentirles. Con el tiempo he comprobado que siempre se puede comenzar la conversación con un elemento positivo del jugador.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Archivo
Please reload